miércoles, 18 de febrero de 2009

Obama viaja a Canadá para hablar de economía


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, viajará el jueves a Canadá llevando bajo el brazo pesados asuntos económicos. pero, también con la intención de mostrar, desde el primer viaje al exterior de su presidencia, que la página Bush está definitivamente dada vuelta. Con sus dos economías íntimamente ligadas, el presidente estadounidense hablará en Canadá sobre todo de la crisis mundial, según sus colaboradores.
Hablará también de Afganistán, del aprovisionamiento energético y de la lucha contra el cambio climático. Unos 1.500 millones de dólares se intercambian cotidianamente entre los dos mayores socios comerciales del planeta. Así, las vicisitudes de la economía estadounidense, de su industria automotriz por ejemplo, son también las de Canadá. Los círculos económicos canadienses se preocuparon cuando escucharon al entonces candidato Obama manifestar su deseo de revisar el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o, cuando ya presidente, firmó un gigantesco plan de reactivación basado en una cláusula que afirma la preferencia nacional. Los canadienses "no deberían preocuparse demasiado", dijo Obama el martes a la cadena de televisión de ese país CBC. Gobernadores y alcaldes estadounidenses tratarán seguramente de comprar productos estadounidenses con el dinero del plan, pero Estados Unidos respetará sus compromisos comerciales "como lo hemos hecho siempre", dijo el mandatario. En cuanto a renegociar el Tratado de Libre Comercio, un alto colaborador de Obama, Dernis McDonough, minimizó la importancia de lo que pretende hacer Obama, al sostener que el mandatario desea "hacer comprender" y no obligar. Sin embargo, no están previstos grandes anuncios durante las pocas horas que Obama estará en Ottawa. Obama no apurará a los canadienses a rever la decisión de retirar sus soldados de Afganistán en 2011. "Tenemos tiempo hasta 2011", dijo. Tratará en cambio de obtener el respaldo a "una estrategia global" de estabilización pero también de desarrollo que está elaborando para ese país, dijo. Cuando almuerce con el primer ministro, Stephen Harper, o se encuentre con Michael Ignatieff, nuevo jefe del principal partido de oposición, Obama estará más bien en una misión de explicaciones y de seducción. Una conferencia de prensa con Harper le permitirá a Obama "hablar directamente a la opinión pública" canadiense y la ausencia de protocolo mostrará "una voluntad de ponerse directamente a trabajar, de escuchar y de consultar a sus aliados más importantes", dijeron los especialistas Peter DeShazo y Jessica Horwitz. En la Casa Blanca, McDonough no negó que el mensaje también valga para el resto de la comunidad internacional. En Canadá, la imagen del ex presidente George W. Bush era desastrosa. En 2005, 38% de los canadienses juzgaban a Bush "más peligroso" que Osama Bin Laden, mientras que el 82% tiene una opinión favorable a Obama, según un sondeo reciente. Canadá es la primera etapa internacional casi obligada para el presidente de Estados Unidos. Tres de los últimos cuatro jefes de Estado hicieron el mismo viaje, salvo Bush, que visitó primero México, lo que no dejó de molestar a los canadienses.

LOS EMPOBRECIDOS NECESITAN NUESTRAS VOCEN EN CONTRA DE LAS INJUSTICIAS

No hay comentarios:

GUILLERMO ROVIROSA

GRACIAS POR VISITARNOS