martes, 16 de marzo de 2010

Benedicto XVI podría designar “un comisario” para dirigir a los Legionarios de Cristo


El papa Benedicto XVI podría designar “un comisario” para dirigir la poderosa congregación mexicana Legionarios de Cristo, sacudida por revelaciones sobre los abusos cometidos por su fundador, el fallecido padre Marcial Maciel, tras la conclusión de la inspección ordenada hace ocho meses por el pontífice.

“Es algo inverosímil que los actuales líderes de los Legionarios sean confirmados en sus cargos por las autoridades del Vaticano. Lo más probable es que la Santa Sede designe un comisario dotado de plenos poderes y fije las líneas para refundarla”, escribió Sandro Magister, vaticanista y autor de numerosos libros sobre la iglesia católica.

El pontífice dispuso en marzo del año pasado que un equipo de prelados, obispos o eclesiásticos realizaran una “visita apostólica”, es decir una inspección a las instituciones de la congregación, fundada en 1941 por Maciel en México.

El pontífice dispuso en marzo del año pasado que un equipo de prelados, obispos o eclesiásticos realizaran una “visita apostólica”.“A lo largo de los últimos ocho meses los obispos han visitado más de 120 comunidades legionarias en todo el mundo donde los sacerdotes y religiosos tuvieron la oportunidad de entrevistarse individualmente con ellos para contestar sus preguntas”, informó este martes en un comunicado oficial la orden religiosa.

“Se trata de la primera fase de la inspección apostólica”, precisó la congregación, ya que los obispos encargados deben elaborar sus informes y transmitirlos a la Santa Sede para ser evaluados, tras lo cual el Papa tomará una decisión.

Los Legionarios de Cristo, orden fundada en 1941 por Maciel en México, es una de las congregaciones más ultraconservadoras de la Iglesia y desde hace varios años su carismático fundador, muerto hace dos años, fue acusado de escándalos sexuales y de haber tenido secretamente una hija.

Con la intervención papal se intenta salvar de una disolución la orden, entre las más poderosas de la Iglesia católica, que cuenta con casi 3.000 seminaristas, 800 sacerdotes en 22 países, muchos de ellos de América Latina, y unos 70.000 fieles en todo el mundo, en general de alto poder adquisitivo.

Antes de morir en enero de 2008, a los 87 años, Maciel tuvo que dejar de oficiar en público por orden del actual Papa, Benedicto XVI, tras ser blanco de múltiples acusaciones por abuso sexual de menores seminaristas, aunque muchos miembros de la congregación siguieron respaldándolo.

© 1994-2010 Agence France-Presse


-SEAMOS VOZ DE LOS SIN VOZ-

No hay comentarios:

GUILLERMO ROVIROSA

GRACIAS POR VISITARNOS