miércoles, 12 de enero de 2011

Haití, un año después. Entre la desolación y la esperanza

Un año después del terremoto que devastó el país, la única manera de lograr la recuperación es un esfuerzo conjunto a gran escala entre los haitianos y la Comunidad Internacional.




Ha pasado un año desde aquel día en que el país se despertaba entre las ruinas y todavía hoy 500.000 niños y niñas continúan viviendo en campamentos y muchos más en asentamientos marginales, carentes de protección y bajo la amenaza de la explotación y el maltrato. La esperanza sigue respirando pero la situación continúa siendo muy difícil.

“Un año después nos preguntamos si se ha hecho lo suficiente por Haití y la respuesta es no, aún no. Y debemos aumentar los esfuerzos”, dice Lucía Losoviz, responsable de Programas Internacionales de Save the Children.

A lo largo de este año, hemos proporcionado ayuda a más de 870.000 haitianos - de los cuales 500.000 son niños y niñas – a través de programas de salud, nutrición, eduación, protección, refugio, agua y saneamiento. Pero esto es sólo el comienzo de una estrategia de cinco años para ayudar a forjar un futuro más seguro y más sano para los niños y niñas en Haití.

“Hoy, muchos supervivientes tienen mejores accesos al agua potable y los servicios sanitarios que antes del terremoto, y cada vez más niños y niñas se están incorporando al colegio. Pero todos sabemos que estamos muy lejos aún de asegurar las condiciones de vida que los niños y niñas haitianos y sus familias necesitan”, añade Losoviz.

“Lo que menos necesita Haití ahora mismo es que la Comunidad Internacional reduzca su esfuerzo y su apoyo. Todos debemos trabajar conjuntamente con el Gobierno haitiano y la sociedad civil para lograr la reconstrucción del país. Nuestro objetivo es ayudar a los haitianos a construir su futuro por sí mismos”, añade Losoviz.

Ya antes del terremoto, aproximadamente 1.200.000 niños y niñas eran vulnerables a la violencia, el maltrato y la explotación. El terremoto empeoró la situación. Para cubrir las necesidades inmediatas, hemos establecido más de 50 espacios seguros, donde los niños y niñas puedan recuperar la normalidad en un entorno supervisado por profesionales.

Hemos logrado reunificar a más de 1.130 niños y niñas de los casi 4.700 que quedaron separados de sus familias

Cerca de medio millón de niños y niñas quedaron separados de sus familias tras el seísmo, de ellos 1.135 han sido ya reunificados con sus familias gracias a la Red de Reunificación Familiar, que lidera Save the Children.

Historias de reunificación como la de Winnie. El 15 de enero de 2010, nuestros compañeros atendían a un bebé rescatado de los escombros tres días después del terremoto. Winnie, que todavía no había cumplido los dos años, fue rescatada mientras un equipo de televisión australiano grababa cerca de una oficina de Save the Children. Nuestro equipo determinó que la niña estaba deshidratada, pero con buena salud. Sus padres murieron en el terremoto, pero logramos localizar a su tío, Frantz.

La de Winnie es una de las más de mil historias de niños y niñas que han conseguido ser reunificados con sus familias gracias a la Red de Reunificación Familiar.

La epidemia del cólera

El brote de cólera ha supuesto que los recursos destinados a la emergencia del terremoto se focalizaran en salvar las vidas de los más de 90.000 afectados por la epidemia.

Haití tiene una de las tasas de mortalidad infantil y materna más altas del hemisferio occidental y ya afrontaba grandes dificultades para satisfacer las necesidades de salud y nutrición antes del terremoto. Save the Children ha atendido a 165.000 niños, niñas y adultos con servicios médicos y a más de 230.000 con servicios de nutrición.

Save the Children lleva trabajando en Haití más de 30 años.



-SEAMOS VOZ DE LOS SIN VOZ-

No hay comentarios:

GUILLERMO ROVIROSA

GRACIAS POR VISITARNOS