viernes, 28 de octubre de 2011

LA ONU Y EL ÚLTIMO INFORME DE POBLACION


La mentira de la superpoblación: hoy, con los medios técnicos que se poseen, ya se puede dar de comer a más de 3 veces la población actual (otros piensan que incluso más).

El informe indica que se alcanzará el próximo mes de noviembre los 7.000 millones de habitantes, 11 años después de haber llegado a los 6.000 millones. Y se preguntan de forma retórica algunos medios de comunicación, ¿es sostenible este ritmo de crecimiento? ¿puede el medio ambiente atender sin grave desequilibrio las necesidades de una demografía sin freno?

Es una gran mentira que de nuevo se vierte en la opinión pública. Es un mito que se pone en el oído de la gente de la calle cada año y cada momento, que hace mella en las conciencias y va calando en los ambientes.

Este argumento maltusiano de la economía y los recursos, que pone de relieve la escasez de recursos de tierra y agua frente al número de personas que habitan la tierra, ha sido superado en la historia, entre otras cosas por la capacidad del hombre para multiplicar los recursos gracias a la técnica.

Como curiosidad decir que Malthus aplicó esta hipótesis a su nativa Inglaterra con cuatro periodos:

Así, en los primeros 25 años, población y abastecimiento resultan iguales, porque ambos se doblan. En el siguiente periodo la población llegaría a los 28 millones pero con un abastecimiento adecuado sólo para 21 millones. Al término del cuarto periodo (que Malthus señala como 1898), la población llegaría a 112 millones, en tanto los abastecimientos alcanzarían tan sólo para 35, quedando 77 millones de seres totalmente privados de alimentos.

¿Y qué pasó? Que el país de Malthus cuenta con poco menos de 58 millones de habitantes y supera en 32 puntos el nivel mínimo de necesidades calóricas per cápita.

Nos manipulan situando en la prensa una gráfica de la población mundial desde el año 1 d. de C. hasta ahora, pero no enseñan una gráfica del aumento de la productividad mundial por ejemplo en el terreno agrícola

En definitiva, es la abundancia y no la escasez lo que mejor define el abastecimiento mundial de alimentos. Podíamos alimentar ya en los años 70 a más de 2 veces la población de entonces según la FAO.

Hoy, con los medios técnicos que se poseen, ya se puede dar de comer a más de 3 veces la población actual (otros piensan que incluso más). Producimos cereales (aún con escasas cosechas en algún ciclo) para que cada habitante tuviera 3.500 calorías diarias. Sin contar con otros alimentos corrientes: legumbres, frutas, verduras…

La verdad es que en realidad nos estamos yendo hacia el otro lado.

En el gráfico adjunto se muestra la evolución de Iberoamérica, 1980-2025. La tendencia de disminuir la tasa de reposición, es suicida, la riqueza de los pueblos es su población joven.




En este siglo, será la primera vez en la historia de la humanidad en el que la población mundial descienda, a la vez que se envejece a pasos de gigante, estamos en un punto de inflexión muy peligroso para la humanidad.


Autor: Solidaridad net

-SEAMOS VOZ DE LOS SIN VOZ-

No hay comentarios:

GUILLERMO ROVIROSA

GRACIAS POR VISITARNOS