miércoles, 5 de diciembre de 2012

Correo del Caroní: Tercerizados de Alcasa y Venalum protestaron en la CVG


10 horas duró la tranca en el centro de Alta Vista, donde confluye el tráfico y la actividad comercial de Ciudad Guayana. Los cooperativistas de CVG Venalum mantienen su reclamo por el bono compensatorio por los beneficios adeudados y los de Alcasa exigen su traspaso a la nómina fija de la estatal. Ambos grupos son la expresión de un atropellado sistema de tercerización de mano de obra, cuya eliminación sigue siendo una falsa bandera del Gobierno nacional.
Con paciencia los trabajadores repitieron sus argumentos. Uno, que por estar amparados por el contrato colectivo de Sutralum les corresponde el bono (40 mil bolívares) aprobado por el Ejecutivo para los trabajadores del sector aluminio, por concepto de retraso en la discusión del contrato. Dos, que de no darse el bono les deben 12 aumentos presidenciales.
Trabajadores de otras empresas evalúan sumarse a la manifestación por la definitiva eliminación de la tercerización
“¡Sigan votando por Chávez!” gritó con desdén un transeúnte al bajarse de un taxi -subiendo la avenida Las Américas- a pocos metros de la protesta de cooperativistas de CVG Venalum; la primera manifestación del mes de diciembre y la sexta desde noviembre que involucra el cierre de alguna avenida de Ciudad Guayana.
Menos de 10 autobuses de la estatal bastaron para colapsar la ciudad. Cuatro en Las Américas, en ambos sentidos, y otros dos en la avenida Guayana congestionaron el tráfico de Puerto Ordaz ante la mirada paciente de decenas de funcionarios de la Guardia Nacional (GN) y los insultos de otra decena de conductores que hicieron maromas para escapar del embotellamiento.
Los cooperativistas que protestan por el pago de un bono (aprobado por el gobierno para el sector aluminio y Sidor) y los tercerizados de Alcasa que reclaman pasar a la nómina fija, decidieron congestionar las vías desde las 9:00 de la mañana de este lluvioso lunes para ser escuchados.
Antes, a las 7:00 de la mañana, estuvieron concentrados pacíficamente esperando una reunión con el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Rafael Gil Barrios, pero éste les dijo que los iba a “agendar”.
La respuesta indignó a los trabajadores y provocó el cierre de las avenidas. “Usted sabe que nosotros dimos un espacio, pero ¿Por qué ellos no nos respetan?”, cuestionaba uno de los técnicos de Venalum al comandante del Destacamento 88, Frank Lynch, que intentó en vano mediar en la protesta.
“¡Tú sabes que esto que ustedes están haciendo es ilegal!”, replicó el comandante a un vocero de los cooperativistas, Douglas Zamora, y luego se retiró.
Los trabajadores responsabilizaron a Lynch de lo que les pudiera ocurrir, pues uno de los efectivos grababa con su teléfono celular el intercambio entre manifestantes y la Guardia Nacional.
Por 10 horas la ciudad estuvo completamente congestionada por el cierre de avenidas de un grupo de trabajadores
Pero la discusión no pasó de allí. Mientras los guayaneses modificaban su agenda para llegar a sus casas o buscar a sus hijos a las escuelas, una cuadrilla de efectivos de la GN esperaba tener algún recado, alguna buena noticia para los manifestantes, pero ésta no llegó.
Por un recuento
En la tarde, el asistente del presidente de Venalum se acercó a la protesta junto a otros vicepresidentes de CVG. El encuentro decepcionó a los voceros de los 1.200 cooperativistas de Venalum, pues una vez más fueron interrogados sobre los motivos del reclamo.
Con paciencia los trabajadores repitieron sus argumentos. Uno, que por estar amparados por el contrato colectivo de Sutralum les corresponde el bono (40 mil bolívares) aprobado por el Ejecutivo para los trabajadores del sector aluminio, por concepto de retraso en la discusión del contrato. Dos, que de no darse el bono les deben 12 aumentos presidenciales.
Los 238 tercerizados de Alcasa, que esperaban desde febrero su incorporación a nómina, insistieron en que, por ser un mandato del presidente Hugo Chávez, les corresponde engrosar la nómina de más de 4 mil empleados de la reductora.
Amanecerá y veremos
La última vez que los trabajadores protestaron fue el 19 de noviembre cuando cerraron la avenida Guayana, en ambos sentidos, cerca del peaje Guayana. En aquel entonces, luego de nueve horas de protesta los cooperativistas abrieron el paso tras la promesa del presidente de la CVG, presidente de Sidor y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Rafael Gil Barrios, de mediar ante el Ministerio del Trabajo.
El dirigente de los cooperativistas, Franklin Gascón, aseguró que tomarían medidas más radicales si el Ejecutivo no se pronunciaba este lunes.
A las 6:34 de la tarde los trabajadores decidieron levantar la tranca en el centro de Alta Vista, con la promesa de que este martes se harían sentir.(Clavel Rangel,Correo del Caroní, 04.12.12)


-SEAMOS VOZ DE LOS SIN VOZ-

No hay comentarios:

GUILLERMO ROVIROSA

GRACIAS POR VISITARNOS